Videntes certeras

El mundo de lo paranormal, de lo sobrenatural, encierra mil y un detalles que se desconoce y que resulta decisivo de cara a comprender mejor el mecanismo de algunas mancias, de algunas artes adivinatorias.

Una de ellas es que la mejor profesional de todos estos temas y en la capacidad de poder acceder al futuro son las videntes certeras, es decir: aquellas que sabemos, con seguridad, que tienen la capacidad de ver más allá, de poder acceder al tiempo venidero.

Lo primero que hay que determinar es la capacidad cierta de la persona para ver ese futuro, no se puede confiar en otra persona que no sea la vidente de nacimiento, aquella que ha nacido con el do de poder ver todo lo que está por llegar, todo lo que está por venir.

Es el don que tienen las profesionales que les ofrecemos, las mejores y las que más le van a sorprender con sus predicciones. Pero la mejor forma de comprender que lo que nos dice es verdad es con una comprobación fácil: escuchar atentamente lo que nos dice.

La mejor demostración es que comience a decirnos datos muy precisos de nuestro pasado, datos que sólo conocemos nosotros y que resultan muy personales, muy íntimos, cosas que sólo sabemos nosotros de un tiempo dejado atrás y que resulta terriblemente impactante.

Imaginemos que de pequeños tuvimos un perro que se llamaba de una determinada forma y esa persona nos dice que tuvimos una mascota llamada de esa forma, que vivió un número determinado de años y que, para colmo, coincide con el color y la edad que teníamos. Cuando menos nos ofrecería la curiosidad de seguir escuchando.

Ha sido sólo un ejemplo pero hay muchas más formas de poder ejercer el don de la videncia en relación con una persona, formas que pueden abarcar terrenos que van desde la vida laboral y los problemas que se pueden plantear en el trabajo, o en la familia, o en el terreno económico o, finalmente, en todo lo que son las relaciones de pareja, sentimentales, de amistad.

Por todo ello pueden también decirnos temas relacionados con nuestro presente, con todo lo que se está viviendo y motiva la visita a una consulta de videncia o que se pueda descolgar el teléfono y se marque un número donde sabemos que hay una persona que nos puede ayudar en todas esas dudas e inquietudes que necesitamos despejar.

En todo ello destacan las vidente experta y la tarotista profesional, aquella que suma certezas y aciertos, que no le defraudará y con la que podrá contactar sin reservas sabiendo que la va a saber orientar y guiar por el camino más correcto y que le será más beneficioso dentro del bien y lo positivo para usted y todos los que le rodean.

Por eso todo es fácil, sin límite, con el tiempo que haga falta, en 15 minutos de conversación pueden sacarse muchos temas del futuro que le pueden resultar muy interesantes y útiles que le ayudarán a esquivar o soluciones conflictos o dudas, todo ayuda y todo resulta particularmente fácil y accesible.

Pero no es algo que todos tengan, es un don que sólo se adquiere con el nacimiento y por un mecanismo que no logramos saber, de esa forma resulta curioso que muchos se enuncien así pero que, realmente no lo sean aunque puedan ser profesionales excelentes.

Profesionales que recurren a las cartas, el denominado tarot barato pero que pueden tener tarotistas certeras que le dan una predicción real y auténtica que se cumplirá con el paso del tiempo. Pero se ha de tener cuidado pues no serán nunca videntes, sólo expertas en el arte de leer las cartas.

La vidente certera es la de nacimiento y no se puede comprender de ninguna otra forma pues es imposible tener este don si no se tiene desde la infancia y se ha aprendido a convivir con ello.

Videntes y tarotistas fiables

A veces las consultas suelen durar media hora, 30 minutos intensos en los que se poner de manifiesto todo tipo de vicisitudes por las que se pasa pues, normalmente, cuando se llama a un teléfono de tarot o de videncia es porque se necesitan la ayuda de personas que tienen este importante don.

En un momento se puede contactar con videntes y tarotistas fiables, en ese orden pero nunca al revés pues una persona que sabe leer las cartas siempre será perteneciente al ramo de la cartomancia pero nunca al revés pues es, como se ha referido, algo con lo que se nace, no se puede hacer a nadie poseedor de ese don ni con cursillo ni con libros escritos sobre este particular.

La vidente natural es la que, como la que le ofrecemos, tiene el don particular desde pequeña, de poder ver imágenes de sucesos que acontecerán en el tiempo. Una experiencia impactante fue aquella que hizo que una de ellas pudiera ver todo lo relacionado con el 11-S con horas de antelación. Un claro síntoma de lo que es capaz de lograr si lo focaliza sólo en una persona.

Todo ello genera una oleada de imágenes, de pensamientos, de “recuerdos” visualizados o de hechos que pasarán en un periodo determinado de tiempo, pero que sucederán incuestionablemente.

Por esto mismo la vidente certera logrará ponernos en la pista de todo lo que nos sucederá no generando ninguna duda, siendo totalmente fiables y sabiendo que todo ocurrirá pues el destino está escrito y no se puede cambiar, si algo tiene que pasar acabará pasando, esto es una certeza matemática.

El dotado puede ser también vidente médium, puede tener la capacidad de hablar, de comunicarse con los muertos, con los seres fallecidos, con los que ya no están. Ellos pueden tener todo un mensaje que comunicar a aquellas personas que, estando vivas, esperan esa comunicación que puede ir desde un último mensaje hasta, por ejemplo, un dato desconocido o un vaticinio sobre la salud o sobre la familia.

Igualmente puede ser tarotista y realizar tiradas de cartas que complementen todo lo que nos dicen a nivel de clarividencia y que resultas esclarecedor y sumamente certero. No hay dato que pueda ser más completo que aquel que nos llega de una de estas personas que, además domina otra arte adivinatoria.

Las consultas de tarot son igualmente significativas para saber el futuro de una persona, además que la telefonía, la red móvil, ha acercado las distancias y todo queda más cercano que hace años cuando para saber de todo esto había que desplazarse hasta la consulta aunque distaran cientos de kilómetros, en la actualidad la telefonía lo ha acercado todo.

Vidente con fecha exacta

Lo mejor, lo idóneo, sería que el experto nos dijera que va a pasar y diera un plazo de tiempo para que esto ocurriera.

La precisión la pone la vidente con fecha exacta, nuestras profesionales afinan mucho en este sentido siendo capaces de ser especialmente precisas y dar un margen de tiempo o un día en el calendario en que ocurrirá algo significativo en nuestras vidas, puede que ese suceso que se espera y que, ¡por fin!, llegó. ¿Cuánto no se daría por saber el momento en el que va a ocurrir algo? Se cortaría la ansiedad, la desesperación, los nervios… Todo sería mucho más fácil y nuestras expertas hacen ello posible.

Si hay algo que tienen claro las expertas profesionales dedicadas a estos temas es que destacan ayudando a las personas pues gracias a su predicciones se pueden tomar las decisiones de una mejor forma, de manera más perfecta o que todo salgo lo perfecto que nosotros queremos, siempre de forma positiva y que no tengas daños colaterales aunque, en ocasiones, estos tengan que producirse.

El tarot telefónico es otra herramienta perfecta de ayuda, de orientación. Tenemos profesionales que llevan más de 18 años, o décadas, dedicadas a estas material en lo que se considera que es un camino a la perfección del conocimiento que tienen.

Otras tienen la capacidad de centrarse sólo en un tema puntual creando lo que son apartados dentro de la cualidad que tienen, o el conocimiento en el que destacan. Así se crea algunos tan singulares como el tarot del amor o del dinero, que sólo se preguntan temas centrados en esas cuestiones.

La capacidad de acertar que tiene una persona es la que hacer que sea calificada de vidente certera o no, de efectiva y fiable, de verdades, de tener una capacidad increíble por la que todas nuestras preguntas quedarán respondidas sin ningún titubeo y siempre tratando de hacernos ver los caminos que hay y lo que nos tiene deparado el futuro allá donde la toma de decisiones debe ser nuestra, personal, reflexionada, meditada, sin precipitaciones.

No es lo mismo tomarlas a ciegas que siendo orientadas en los acontecimientos venideros por alguien que, realmente, entiende de estos temas y sabe que su don puede ser el que saque a una persona de una situación apurada o difícil. Es tan sencillo como probar y que sea ese destino el que te diga que siempre tendrás a nuestras profesionales a tu lado y de las que jamás querrán presentir, siempre querrás tener su don a tu favor.