Tarot sin engaños

En no pocas ocasiones nos encontramos con situaciones en las que no sabemos salir adelante o tomar una decisión pues nos falta información y tenemos equivocarnos o perjudicar a otras personas, lo peor es que sabemos que de no tomar decisiones los perjudicados podemos ser nosotros mismos.

Cuando se llega a ese extremo en el que no se avanza, en el que no se sabe que puede suceder el día de mañana, en el que desconocemos lo que la vida nos tiene reservado, en ese momento es vital recurrir al tarot sin engaños, aquel que no te va a mentir, el que te va a decir la verdad, sea cual sea y aunque duela.

Así el tarot en un elemento que ha acompañado, durante muchos siglos al ser humano y que hace que todo pueda ser vaticinado, una predicción que puede ser acertada allá donde son capaces de colocar las cartas de forma que la interpretación sea absolutamente incontestable por los datos que aporta.

Esto es posible, en un acto en el que el consultante queda convencido, porque se le dice primero partes de su pasado que sólo él conoce, datos muy personales, muy íntimos, muy celosamente guardados que sólo ella o él saben y que, desde luego, el hecho de ponerlos de manifiesto ya es un avance de convicción importante. Nuestras expertas son capaces de ello y de más.

Cuando ya se ha logrado establecer esas partes del pasado se pasa al más actual presente, a decir paso a paso lo que puede estar afectado y que, de alguna forma es el motivo que nos lleva a llamar a la persona profesional de estos temas, en alguno casos no habremos ni explicado para que se acude a ella y se está llamando por teléfono.

Un buen servicio de tarot será aquel que sea recomendado no por la publicidad que se le pueda hacer sino por la calidad del servicio que se está dando y, sobre todo, porque la tarotista acierte con todo lo que nos va a pasar, que atine con nuestro futuro y que nosotros, en calidad de implicados directos, podemos ver y vivir como es real y está sucediendo.

Esto se logra por diferentes cauces, el primero por ser personas que llevan muchos años al frente de todo lo que son consultas de tarot y tienen la capacidad de ver más allá de lo que se puede ver, se ver, de relacionar las cartas, de sentir la orientación de la vida de una persona o de todo lo que le puede afectar.

El destino está escrito, nadie puede cambiar los eventos mayores que están por suceder, la muerte no se puede cambiar pero si determinados aspectos de nuestra vida que pueden orientarse a vivir mejor y tener la vía hacia la felicidad en diferentes formas: estabilidad económica, vida plena a nivel familiar, encontrar el amor, tener un buen trabajo, todo nos puede llevar a esa meta aunque la que siempre estará por encima será la parte sentimental.

El tarot sin engaños será el que siempre nos diga la verdad, lo que salga en las cartas y que tenga una incidencia buena o mala con nosotros más allá de cualquier otra consideración sabiendo que la persona -nuestras profesionales- tiene una gran honestidad, un gran rigor, una gran capacidad y, sobre todo, una enorme experiencia con el mazo.

La magia del tarot

Así se llama a las cartas del tarot, “el mazo”, normalmente porque está formada por 78 cartas que se dividen en dos grupos: los arcanos mayores y los arcanos menores de los cuales depende todo lo que es la materia predictiva en la que se basa la cartomancia.

Los arcanos menores son las cartas habituales que forma la baraja (la española por ejemplo) y que tienen la especial forma de relacionarse con el futuro gracias a los palos de la misma que nos indican la relación que hay con la vida, con la fortuna, el amor, la prosperidad, los problemas, todo ello vía Oros, Bastos, Copas y Espadas.

El tarot que dice la verdad

Ir a una consulta o que te echen las cartas y que luego no nos digan algo tangible o sustancial que pueda pasar con el paso del tiempo es lo mismo que perder el tiempo, es lo mismo que no hacer nada o que nos digan cualquier cosa sin más ni más. Eso no es arte predictivo ni adivinatorio, es charlatanería que, por desgracia, abunda en este sector. Nosotros le ofrecemos a aquellas personas que, en verdad, son buenas y fiables.

El tarot que dice la verdad siempre será el que sirve para buscar respuestas y aliviar determinadas circunstancias de la vida de la persona en el aspecto que sea.

Si lo que afecta es un tema amoroso se incidirá en ello pero esto no quiere decir que durante la consulta telefónica la persona no pueda estar en posesión se otros aspectos de la vida del consultante que les pueda ser de interés. Por ejemplo: si ve una posible enfermedad no se lo callará y también nos lo dirá porque de nada sería ayuda si se omiten estos datos salvo que la persona lo pida expresamente.

Al ser humano le da miedo conocer el lado negativo que se pudiera presentar en su vida y, por ello, piden omitirlo pero nuestras expertas prefieren explicar que se debe conocer todo y en ese campo es donde ellas expresan con mejor claridad todo lo que nos puede deparar ese futuro incierto y de qué camino tomar que sea más acertado y más cierto para tener la mejor vida posible, aquella que queremos y aquella que deseamos tener.

La mejor vidente

Cuando la tarotista además puede ver cosas sin necesidad de las cartas pero teniéndola como apoyo nos encontramos que es alguien real sin engaños en su trabajo y, por tanto, será fiable y tendremos certeza de que lo que nos dice es cierto.

El tarot sin mentiras es la mejor manera de salir de dudas de todas esas preguntas que se le quedan en la cabeza y que puede perjudicarle pues la imaginación del ser humano es muy mala y es la que le juega malas pasadas sobre situaciones que no se han dado siquiera pero que en la mente de la persona es “real” y está pasando.

Nuestras expertas además le tienden una mano amiga donde le expresan su posición, le dan consejo y orientación para que usted tome la mejor decisión, la que crea más correcta pero en función de todo lo que le han dicho, de esa forma no hay equivocaciones más allá de la que se debe tomar con la cabeza y no con el corazón o dejándonos llevar por las emociones.

La vidente y tarotista que tenemos para usted no se guardará nada de lo que vea o interprete, será objetiva con los hechos, si lo que hace está mal se lo dirá como le dirá que es lo mejor que hacer en determinadas situaciones. La verdad aunque duela, sea cual sea, pero la verdad, y eso se siempre de agradecer.

La tarotista real además es la que tiene como premisa ayudar a la persona, ser de utilidad, dar luz donde sólo se ve oscuridad o mostrar un camino que tomar sabiendo que siempre será decisión nuestra la vía a seguir.

Cuando se busque una persona que sepa decir el futuro de alguien siempre se deberá buscar aquel que lo haga -si es con cartas- con el tarot sin engaños, por nuestra propia salud mental y nuestra propia vida. Para ello siempre hay que ir a los mejores, nuestros profesionales, pero también puede consultar con amigos o familiares que hayan ya probado uno de estos servicios y saber, por ellos y de primera mano, que lo que se le dice es verdad y que puede confiar plenamente en su predicción.